A Luis Miguel, en su muerte, a modo de esquela

Le conocí en la bajada del carrer del Bisbe, junto a la catedral, sentado en el suelo y con unas monedas en la mano extendida.

— Luis Miguel, ¿hace un café? —y la tarde se pasó en un suspiro.

Castellano viejo, era locuaz, de fácil palabra y erudito. Y también escribía:

Antes de encontrar
la calma definitiva
quiero disfrutar
la calma en vida.
Quiero ahuyentar desengaños,
sobresaltos.
Busco paz, la intuyo en tu sonrisa;
por eso me encandila tenerte
antes de que llegue
la calma definitiva.
                                        La calma
                                                               Sacado de su libro Poemario.

También ha dejado un bloc inacabado (Pobreza y luz) que perdurará, quizá, en los siglos de Internet.

Hasta siempre, amigo.

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “A Luis Miguel, en su muerte, a modo de esquela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s