Lo malo es la impotencia

Mientras te da igual y te amparas en el escudo de la indiferencia: “eso no va conmigo”…
Mientras el otro no te importa y no le dejas que entre en tu vida…
Mientras él no significa nada y su dolor deja de dolerte cuando doblas la esquina…Mientras su soledad no te hace sentir tu propia soledad…
Mientras él es “él” y no te implica en el “nosotros”…
Mientras su culpa no es tu culpa y su vida no remueve tu vida…, todo va bien.

Lo malo es, cuando un buen día te levantas y se te viene encima todo el dolor del otro, toda su soledad, toda su incoherencia y amargura…
Lo malo es, cuando cargas sobre tus espaldas toda la impotencia, porque quieres ofrecer lo que no tienes, lo que no existe, ni seguramente él quiera…
La amargura de la impotencia.
¡Qué coño hago yo aquí, si no tengo qué ofrecerte! y, si te ofrezco, no quieres…
Me duele la impotencia.
¡Porque yo no sé (ni tú sabes) qué ofrecerte!
Esperé a que te hundieras y ahora estás tan adentro que no llego a cogerte, ¡que no quieres cogerte!

Hoy te vi dormido en el quicio de la puerta y respeté tus sueños.
Tu mala, tu jodida vida me conmueve.
Nunca he esperado nada de ti, ni tampoco espero nada de mí.
Mi relación sólo busca romper soledades.
Te acompañaré hasta el final, si tú me dejas; pero, si estorbo, me echas.

Enrique

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s