Ataduras que encarcelan

    IMG_20150203_113451

  –  Me han dicho que en Riereta me podría duchar y cambiar de ropa.

No le habíamos visto nunca, pero alguien le habló de lo que hacemos y, nada más vernos, se vino hacia nosotros. Éramos su tabla de salvación en medio de un océano negro e infinito.

Víctor es bastante joven y aparentemente se desenvuelve bien.

–  Soy alcohólico y tengo depresión. Yo solo, no puedo salir.

No es normal que en un primer encuentro demos satisfacción a sus demandas.
Es conveniente conocer más cosas.
Tampoco su perfil se corresponde al que nosotros denominamos “perfil de Arrels”: persona que vive desde hace años en la calle y que está especialmente deteriorada. Normalmente superará los 50 años. Víctor, en cambio, se vale por sí mismo y tiene posibilidades de gestionar y de moverse.
También es importante conocerle un poco, saber alguna cosa más de él, de su vida, de su situación… La mentira en muchas ocasiones forma parte de su estrategia para poder sobrevivir, y no lo criticamos: mucha otra gente utiliza el engaño para poder lograr lo que pretende y viven la mar de bien. ¿Por qué no lo va a intentar una persona a quien le puede ir la vida en ello? La mentira y la compasión, son dos armas que sólo la dejan de usar cuando entre medias se establece la confianza. Y aún así…

–  ¿Por qué no te acercas a los servicios sociales de la administración y hablas con un trabajador social?
–  Hace algún tiempo que me movía por ese campo, pero soy algo violento cuando bebo y me fui. Quedé mal con aquella gente y ahora me cuesta volver. No sé cómo me recibirían.

A las personas que vemos que son jóvenes y que aún pueden valerse por sí mismas, porque no están machacadas por la calle, intentamos que hagan el esfuerzo de que sean ellas las que se busquen los recursos que necesitan.

La conversación que hemos mantenido nos ha permitido saber algo más de nuestro amigo Víctor: no es nuevo en la calle. Es posible que haya estado trabajando y que dejase en algún momento la bebida. Pero ahora ya no tiene trabajo y ha vuelto a beber.

Por la tarde estuvo en Riereta. Por la mañana le habíamos prometido que se podría duchar al menos esa tarde en el Centre Obert. Nuestros buenos oficios con Anna, educadora del Centre, permitieron que Víctor se duchase y él nos lo agradeció.

–  La próxima vez, te vas a Fonthonrada, le dijeron.

Fonthonrada  son unos locales del Ayuntamiento en donde se pueden duchar cada día unas treinta personas, pero has de ir el día anterior para que te den la tanda.

Pero no nos hizo caso, y el martes siguiente Víctor estaba puntualmente otra vez en Riereta.
Eso sí, más deteriorado y bebido que la semana pasada. Por supuesto que tampoco ha ido a los servicios sociales ni ha intentado pedir plaza en un albergue para dormir.

            –  Enrique, no puedo. Estoy alcoholizado y, cuando llega la tarde, ya no puedo moverme del banco para ir a ningún sitio. Tengo depresión…

Su discurso no varía: soy alcohólico y tengo depresión. Con estas dos excusas Víctor justifica su inacción.
Víctor seguirá, sin remedio, precipitándose en su caída. Él solo es muy difícil que se libere de la atadura del alcohol que le hace, a su vez, no poder avanzar, dejándolo atado al banco que le encarcela…

Por otro lado, tú no puedes convertirte en su lazarillo que todo se lo da solucionado…
El querer cambiar, el querer vivir, es un acto de voluntad que sólo lo puede ejercitar aquel que desea el cambio. Por lo que, como siempre, tú sólo puedes estar a su lado, sugiriendo caminos, empeñando esfuerzos… esperando…

Y tal vez algún día, Víctor encuentre razones que logren romper sus propias ataduras, sus propias rejas… que le impiden salir a una vida mejor.

Enrique

Anuncios

4 comentarios en “Ataduras que encarcelan

  1. ¡Claro que es la realidad de su problema! por eso lo respeto y sé, porque lo he visto en muchas de la personas con las que me relaciono, que cuesta muchísimo salir, son verdaderos héroes ignorados y eso me ayuda a no juzgarlas y a aceptarlas tal y como son.
    Gracias Abrenteneba por tu comentario, seas quien quieras que seas.

    Me gusta

  2. ‘Soy alcohólico y tengo depresión’ no son excusas, es la realidad de su problema. No te está pidiendo perdón por nada. Te está hablando de lo que le sucede. Ahora bien, sí, estamos solos. Y nuestro problema es problema nuestro mientras no quebremos el orden o la ley.

    Me gusta

  3. Por eso mismo, porque creemos que su soledad es lo que más sienten, nuestra forma de trabajar es la que es: acompañar, relacionarnos… Para ellos el cambiar es una lucha de titanes.
    Nosotros hacemos lo que podemos, o no!, pero siempre desde la humildad: nosotros no tenemos la llave del cambio, incluso por muchos recursos que ofrezcamos y aunque ellos los tomen. La llave la tienen ellos y son ellos únicamente quienes pueden salir de su propia soledad. Y, sí, les significa un esfuerzo tan grande que nosotros ni lo podemos imaginar. Para eso estamos ahí.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. Mª AntoniacCastellana dijo:

    Como siempre tus escritos me sugieren muchas reflexiones y muchas dudas. Barrotes que les impiden salir!!! Hacemos todo lo posible para que encuentren la llave para poder abrir esa puerta?
    a veces los siento tan solos, requiere tanto esfuerzo!!! salir de ahí.!!!! Bufff

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s