NUESTRO VIEJO Y QUERIDO JUAN (y II)

Luego de haber visto comulgar a Juan, algunos días después, leía en titular: “Rouco firma el cierre de la parroquia roja de Madrid”. http://www.sancarlosborromeo.org/

 

No sé cómo se lo monta la jerarquía eclesiástica de este país de un tiempo a esta parte, pero, al contrario de las Bienaventuranzas, casi siempre sus declaraciones rezuman desesperanza.En las Bienaventuranzas, los que sufren, los perseguidos, las prostitutas… son los primeros en los cielos; pero se ve que en las iglesias no. A las iglesias se va para pedir por los bienaventurados. Claro, que, si éstos son los primeros, ¿para qué habrá que pedir por ellos?Y resulta lo incongruente: Los primeros en los cielos son los que están afuera en las escalinatas de las iglesias pidiendo a los que salen de pedir por ellos. Dentro de las iglesias es difícil verlos y, cuando están, cierran y los echan para hacer con ellos “justicia socal”.Al final lo que sospechas es que lo que está en juego es el poder, proteger su poder.Y ya se sabe: El poder casi nunca es compasivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s