El éxito de ampliar y cambiar la mirada

Artículo incluido en la revista  Viu L’Hospitalet  del número de septiembre

Texto y foto TONI DELGADOEnrique Richard en la rambla Justo Oliveras de L'Hospitalet

“Su chup – chup mecánico rocía el suelo, la hierba, las hojas… “, escribe Enrique Richard (Ciudad Real, 1949), vecino de Hospitalet, en Con Cartones por la calle. 10 años de voluntariado en el Equipo de Calle de Arrels Fundación. Se refiere a los artefactos de riego, tan necesarios para mantener los jardines bellos y tan inoportunos —por no decir indeseables— para gente como Joaquín, “¡pobre!, que osa estar allí durmiendo”.
En ese momento Joaquín no tenía techo y un pino era su refugio. Fermín bebía por la noche por miedo a que lo volvieran a apalear. La calle es dura y engancha, según el autor de un libro crítico, difícil de digerir y que nos hace reflexionar sobre nuestra mirada.

HACER LA CALLE
Hace más de diez años que Enrique Richard forma parte del Equipo de Calle de Arrels Fundació. Comenzó con Marisol como compañera, para continuar con Ester y con Lleí. Desde 2006 su pareja para hacer la calle es Puri. Hacer la calle es observar el mundo de aquel que la sociedad no quiere ver o le molesta, establecer una relación de respeto, una especie de proceso “integral” para que la persona, a su ritmo y sólo si quiere o se siente capaz, gane en autonomía y recupere la confianza y la autoestima.
Con Cartones por la calle no es un decálogo de buenas maneras ni un monográfico o una oda sobre la solidaridad. Es un conjunto de relatos de las historias entrañables, impresionantes y desgarradoras que ha ido recopilando en su blog Con Cartones por la calle [www.enriquerichard. es]. Historias de personas con las que ha compartido y sufrido frustraciones y momentos de alegría. En definitiva, personas a las que ha acompañado y apoyado sin aconsejarlas sobre si debían dejar de beber, rehacer su vida y un albergue. No. Es más: “Acércate a él y escucha su sufrimiento” y “sólo es cuestión de seguir pacientemente estando todo-el tiempo-del-mundo”.

MISS SIN TECHO
Enrique Richard denuncia el trato dado a los sin techo en algunos medios de comunicación y uno de los ejemplos que pone me deja sin palabras. Se ve que en Bélgica hicieron un programa para elegir a la Miss sin Techo. No me he molestado en mirar si se organizaron más ediciones y si se ha repetido la experiencia en otros países. Es vomitivo hacer negocio de la desgracia de otros. De gente que han cometido errores, como cualquiera de nosotros, pero con menos recursos. Eso, la situación, dice el autor, es lo que nos diferencia unos de otros. Todos necesitamos un abrazo, un beso, que nos escuchen y sentirnos queridos.
Conmueve cómo vive Enrique la transformación de Juan José, de quien dice que es capaz de transformar: “ya no era él quien se sentía acogido, querido, valorado. Éramos nosotros quienes, con aquel gesto, nos sentíamos acogidos, estimados, acompañados, valorados por Juan José. Me sentí halagado y feliz”.
Este sería un éxito real para el Equipo de Calle de Arrels. Porque Juan José ha ampliado y cambiado su mirada. “Y eso no depende, muchas veces, de lo que nosotros les demos, sino de lo que ellos encuentren…”, explica Miquel Julià, el coordinador del Equipo de Calle, en el prólogo de un libro que nos hace mirarnos el ombligo y cuestionarnos algunas de las cosas que hemos pensado más de una vez. “La pobreza del otro me desnuda y hace sentirme pobre también” es una de las últimas reflexiones del autor.
No hay que añadir nada más.

Anuncios

Un comentario en “El éxito de ampliar y cambiar la mirada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s