Yo prefiero acompañar

015 (1) 2005

No todo el mundo entiende lo que significa acompañar, estar con la otra persona, respetar su proceso, escuchar, perder el tiempo día tras día: ¿para qué?

Nuestra sociedad entiende de cifras: de personas atendidas, de personas salvadas y de cuántas  han salido de la calle.

Es más fácil atender que acompañar. Es más fácil y supuestamente más rentable: sólo se requiere dinero para el que se deja ayudar porque no quiere seguir en la calle. Acompañar es más costoso, porque requiere tiempo, mucho tiempo y no sabes a priori cuál va ser el final, aunque sí tienes la seguridad que va ser beneficioso para la persona con la que estás y también, sin tú pretenderlo, para ti mismo.
Acompañar sólo sirve para aquella persona que está sola y siente su soledad tan adentro que le estorbamos casi todos los demás.

Nuestra sociedad no entiende que empleemos recursos y tiempo en estas otras personas que no quieren nada. Aquellas que el sistema las ha declarado residuos no reciclables —como una lavadora o un móvil o un trasto de bohardilla…— y no sabemos en qué contenedor depositarlas.

En esta sociedad nuestra y con este sistema que tenemos, es difícil hacer entender que no actuemos precisamente con las personas que, aun y viviendo también en la calle, su respuesta sería inmediata y los éxitos estarían garantizados.

Se hace difícil que nuestra sociedad entienda que perdamos el tiempo — porque el tiempo también cuesta dinero— con aquel que no quiere nada y, mientras, en la misma acera, en el banco de al lado, normalmente más joven, está el otro, el que sí respondería a nuestra oferta y aprovecharía mejor lo que le ofrezcamos.

Se hace difícil, y más en estos momentos en que el dinero es tan escaso y hay que rentabilizarlo.

Yo lo entiendo.IMG_3910

Pero yo quiero creer en una sociedad donde las relaciones humanas tienen sentido en sí mismas sin mirar lo que cuestan.

Porque yo quiero creer en otro sistema que ofrezca igualdad de oportunidades para todos, respetando y asumiendo las diferentes realidades de las personas y sus procesos vitales; porque quien más necesita es aquel que menos tiene.

Porque yo quiero creer en un sistema que cambie y ayude a superar los egoísmos.

Porque quiero creer en una sociedad donde no sea necesario explicar qué sentido tiene acompañar a las personas más dolidas. Y por qué las más dolidas son las que menos buscan ser atendidas.

Porque quiero creer en una sociedad que entienda que atender no es lo mismo que acompañar.

Enrique

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s