El interrogatorio

4Cuando vas al encuentro de las personas que viven en la calle y te sientas con ellas y hablas con ellas como lo hicieras con cualquier otra persona conocida, sin prejuicios, pero tampoco con pena o con ganas de solucionar el problema de nadie, sino porque el hacerlo te agrada y te sientes a gusto…
Muchas veces nuestra acción necesita ver que se realizan cambios palpables en el otro, y, entonces, en vez de establecer un diálogo sereno, lo que desencadenamos es un interrogatorio para intentar saber de su vida, vida que en el fondo ni nos interesa ni nos importa, porque lo que buscamos es “su bien”. Un bien que él no busca, o no quiere o no puede en este momento.

–   Enrique, ¡me preguntaban que cómo estaba! ¿Pues cómo quieren que esté?, ¿no me ven?: ¡estoy jodido! Y luego seguían insistiendo, que si mi familia, que si bebo mucho, que si tendría que ir a los servicios sociales…, y me daban la dirección ¡como si yo no la supiera!…

Todo por “su bien”.
El otro está cansado de tanto repetir su historia, sus motivos, sus causas, sus sinrazones…, y, nosotros, erre que erre. Me imagino a mis hijos, si cada día que los veo, mi encuentro se convierte en un interrogatorio de sus vidas, o en un cuestionamiento de sus actos, me echarían con cajas destempladas y no les volvería a ver el pelo.

Pues, eso, cuando nuestro encuentro es relajado, de escucha, de hablar de aquello que nos interesa a los dos y dejas de lado tus prejuicios, de cómo de mal está y qué debería cambiar para mejorar su vida, las respuestas que te encuentras son sinceras y dan motivos para sucesivos encuentros.

Le había acompañado a curarse las heridas. Sus pies están cubiertos de úlceras. Hace un tiempo le quitaron un dedo, luego fueron los demás y después le amputaron la mitad de la pierna contraria. La calle y la bebida ya le han pasado cuentas.
De pronto, sentados en la sala de espera de aquel hospital, me soltó:

–   Miquel, Puri, tú… me estáis ayudando y os portáis muy bien conmigo, y eso es peor, porque, ahora sí, me doy cuenta de lo que soy. Enrique, no tengo cojones para salir.

Enrique

Anuncios

Un comentario en “El interrogatorio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s