ENCUENTRO GENERAL DE ARRELS FUNDACIÓ

Este domingo he estado en el Encuentro General anual de Arrels Fundació.

En esta ocasión, además de asistir profesionales y voluntarios, las puertas se abrieron también a las personas atendidas. Allí estuvieron algunas y todas ellas participaron. Era ya, con esto, una buena nueva para celebrar. Es un camino que Arrels viene abriendo a la participación y que la convierte en una organización que realmente quiere que sea de todos y para todos.

Dos puntos en el orden del día:

– Concretar del Plan Estratégico aquellos puntos que se llevarán a cabo durante los próximos tres años.
– Despedida de Salvador Busquet, nuestro director general durante los últimos 17 años, y acogida a Ferrán Busquet, que asume la responsabilidad.

Y todo ello envuelto en la conmemoración de los 25 años de ser de Arrels Fundació.

Para el Plan Estratégico se hicieron grupos en donde todos los asistentes dialogamos y decidimos. Las conclusiones las conoceremos más adelante.

El discurso de despedida de Salvador fue más bien, y como él mismo lo definió, una “conversación coloquial”. De esta conversación me gustaría resaltar dos puntos: el recuerdo que dedicó a las personas que han sido puntales para él y por ende también lo han sido para hacer Arrels; y la parte que destinó para hablar de las virtudes que él destacaría en las personas que integran Arrels.

De los profesionales y voluntarios de Arrels distinguió, de entre todas, la GRATUIDAD.

De entre las virtudes que en estos años había descubierto en los usuarios, significó una sobre las demás: la DIGNIDAD. Estoy del todo de acuerdo, aunque en un primer momento te sorprenda si te quedas sólo en las apariencias.

De todos modos yo añadiría a continuación de la dignidad, y seguro que también Salvador lo haría, la virtud de la FORTALEZA y, por encima de todo, la virtud de LUCHADOR, porque se necesita ser un verdadero héroe para intentar salir de la situación en que se encuentra. Y no lo tiene fácil, ni esta sociedad tampoco se lo ponemos fácil.

Salvador se despide y Arrels le queda en deuda por lo mucho que ha hecho. La Fundació es lo que es, en gran parte, gracias a él. Su honestidad, su esfuerzo, su entrega, su cercanía…, han sido siempre su forma de hacer y, el luchar por los derechos de las personas que viven en la calle, el motivo único de su dedicación. Nunca se lo podremos agradecer suficiente.

Ahora le sustituirá Ferrán Busquet.

Ferrán conoce muy bien Arrels: siete años de voluntario de calle y otros siete de contratado en áreas de responsabilidad es su currículo más inmediato. Salvador le deja el listón muy alto, pero yo espero que Ferrán sepa mantenerlo, sin subirlo más si eso pudiese significar separarnos de lo que hay más abajo. Ramón Noró lo comentó de pasada en su presentación del Plan Estratégico: “El acompañar es lo esencial de Arrels. Es lo que le ha dado y le sigue dando significado a Arrels”.

Y para acompañar hay que estar al lado. Cuanto más arriba subamos, corremos el riesgo de irnos alejando del suelo…, de la realidad…, de las cosas…, de las personas…

Buen futuro para Salvador y bienvenido seas, Ferrán.

Enrique

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s