EL ÚLTIMO EN LA LÍNEA DE LA CALLE

auxias marchCuando buscas  en la línea de la calle al que más necesita y menos pide, siempre encuentras que hay uno que se coloca en la última posición.

Anoche estuve con uno de éstos. Su olor, su mal olor, inundaba la estancia y, por momentos, se me hacía insoportable y se lo hacía al resto de personas que, como él, se preparaban para pasar la noche en aquel recinto techado.

Olía mal y estaba bebido. En un momento dado no pudo aguantarse más y se defecó encima. Mientras se acercaba al wáter, dejaba en el suelo un reguero líquido de sus excrementos.

El dilema estaba servido: ¿se ducha o no se ducha? ¿Le obligamos a ducharse? ¿Le echamos si no se ducha? Los demás inquilinos se quejan y dejarán de venir por culpa de su suciedad, su mal olor y falta de higiene.

Pero, si le echamos para que se queden los otros, que también necesitan un techo para dormir, ¿qué hacemos con éste? En nuestra línea de calle es el último en la posición. Y ¿no buscábamos al último? Quizás no sea éste el espacio adecuado para él. ¿Habremos de inventarnos otro?

Al final, uno de los camastros lo colocamos para él en el pasillo.

Enrique

Anuncios

2 comentarios en “EL ÚLTIMO EN LA LÍNEA DE LA CALLE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s