Martes, 22 de Enero de 2008

¿Verdad que el otro día dije que el éxito no estaba en la plaza vacía? ¿Verdad que lo dije?.
¡Qué respiro!. Así ahora no me tengo que desmentir!
Puri y yo volvimos a la plaza este martes. Sabíamos que Gerardo había dejado otra vez la pensión y había vuelto a la plaza “a solucionar sus cosas…” Queríamos verlo, charlar un rato con él y, de paso, saber si necesitaba algo.

Pero el “frustre” fue, cuando allí, en medio de la plaza, sentado en su banco de siempre, nos encontramos con Raul.
¡Sí, sí! El Raul al que se le gestionó un billete para irse a su país, como era su deseo.
¡Pues apenas ha durado mes y medio la alegría! ¡Vuelve a estar en España!
Estuvo con su padre y sus hermanos…
No puedo (no quiero) explicar lo que sentí en el primer momento de verle: ¡Fue muy fuerte! ¡Qué rabia! ¿Qué quiere hacer este hombre con su vida?…
Luego me fui calmando -¡qué remedio!- y con toda nuestra mejor voluntad nos acercamos a él y nos interesamos por él. Ninguna recriminación, aunque no lo entendiésemos y nos recomiese por dentro. De algo nos tiene que servir la teoría, aquello en lo que creemos profundamente: “Yo no soy salvador de nadie. Me limito a acompañar” y Raul también es dueño de sus actos a pesar de todo.
Luego nos contó:
Había pasado mes y medio en el hospital (prácticamente todo el tiempo desde que se fue). Los servicios de urgencia se lo habían encontrado en el suelo con un golpe en la cabeza (Raul, entre otras muy graves enfermedades, sufre de epilepsia desde los 15 años).
Cuando salió de allí, la trabajadora social que le atendió le aconsejó que volviera a España:
“Allí es donde tienes acreditado once años de cotización a la Seguridad Social y con las enfermedades que tú tienes, allí podrás conseguir alguna paga”. Dice que le dijo.
Su padre le pagó el billete de vuelta. Y aquí está otra vez. Sentado en su banco y durmiendo en cualquier cajero que encuentra vacío. Lleva más de una semana y allí está, sentado, sin mover un dedo. De la estación de autobuses a la plaza… No ha visto ni a su hijo, ni se ha acercado a los servicios sociales del ayuntamiento. Ni siquiera a nosotros nos había dicho nada ¿por vergüenza?, no lo creo. Está ahí como siempre. Más gordo o más hinchado por la medicación que toma…
“Bueno, Raul, pásate esta tarde por Riereta para ducharte, si quieres”. Aún le estamos esperando.
Me cuesta, nos cuesta. Es difícil encontrar signos positivos y esperanzadores. ¿Dónde estarán?.
No sé cómo acompañarle. Por un lado Raul puede parecer que sea un cara dura que quiere aprovecharse de la situación (¡qué pena de situación!). Pero no, no es capaz ni de eso. Aunque a veces resulte pedigüeño a pequeñas escalas (café, unas monedas…) que nosotros por definición, en nuestra forma de hacer calle, rechazamos. Es su pasividad y su inconformismo: Lo quiere todo, pero no lo busca y, cuando lo tiene, no lo sabe disfrutar.
Pero por otro lado lo ves indefenso, débil. Entre otras debilidades, está medicándose para cuatro enfermedades graves.
No sé. Me cuesta saber cómo ayudar a Raul sin paternalismos zafios.
Me subleva su actitud, pero me duele no verlo “bien”.
¿Ves Gerardo?. El toma sus decisiones. Y cuando toca calle, toca calle. Pero “yo ya sé que vosotros estáis”, nos dice. Y quieras que no, cada vez “estamos” más tiempo. Es su proceso, paso a paso.
Pero en Raul, no.
Seguiremos esperando, seguiremos confiando… ¿En qué?…

Para leer más sobre Raul

Anuncios

Un comentario en “Martes, 22 de Enero de 2008

  1. Dani dijo:

    Aún recuerdo cuando Anna llevaba algunos meses en Arrels y me comentaba: “Dani aquí en Arrels, la relación que se establece con la otra persona es muy profunda, muy directa, como de amigos íntimos, como de familia”. Los problemas de los otros, le entraban como una esponja, los absorbia. A mi me costaba entenderla… La distancia respecto a los usuarios seguramente, las tardes aquí arriba sin apenas trato directo con ellos, ni “sus cosas”.
    Poco a poco y con el tiempo, he ido viendo esto que me decía: los quieres, los aprecias, les buscas lo mejor para ellos; pero siempre acordándose que son ellos y sus vidas las que les toca vivir. Esto no debe de ser nada fácil.
    En el equipo de calle veo que es similar. Quién querrá que un amigo o una persona que se le va a ver, se le acaba apreciando como persona y se está con él, quiere que vuelva otra vez a “joderse” y a caer en la calle. Distanciarse un poco y pensar en que lo importante es sufragar su falta de “alguien” que esté y lo acompañe… AI!!! Si fuese tan fácil… Todos somos humanos!

    Ánimos Enrique y que tu preocupación por otra persona no merme tus ganas de estar con el otro! Y como decía una dicha… “Esos días en los que un@ se siente triste y hay cosas que le preocupan, son aquellos precisamente dónde nuestra parte sentimental y humana sale a la luz y nos recuerda que al fin y al cabo, somos personas”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s